martes, 6 de febrero de 2018

Cristina Losada en LD: "Dos lenguas, sólo una verdadera"

Cristina Losada
Gran artículo de Cristina Losada en Libertad Digital.

Viene que ni pintado para explicar la situación que vivimos también aquí en Galicia, describe la hipocresía reinante. Los que más hablan de libertad lingüística, de diversidad, son los que más hacen para cargársela pues aunque teóricamente puedas usar el español en la práctica eres mal visto por ello. 

Lo que le pasó a Cristina Losada en su campaña electoral, lo que le pasa a Inés Arrimadas en Cataluña, el tener que justificar o explicar por qué usas el español en regiones dónde teóricamente tienes la libertad de escoger entre dos lenguas oficiales, es lo que le pasa a cualquier ciudadano cuando decide significarse públicamente por hablar en español. Me ha pasado en reuniones de Consejo Escolar , reuniones de Apa.....


Lo dice muy claro C.L: " Si te atreves a transgredir la norma de la normalización, puedes hablar la otra, esto es, el español, la que las leyes y el establishment político consideran anormal, impropia, invasora, ajena, no importa cuántos ciudadanos la tengan como lengua habitual o materna. Pero has de tener claro que si la hablas, te pedirán cuentas. Nueve veces de cada diez te las pedirán agresivamente como en TV3 a Arrimadas. A ver cuántas palabras has dicho en cada idioma. A eso hemos llegado"

Y no sólo en Cataluña, como dice C.L " Porque también en Galicia, donde el partido mayoritario es desde hace mucho tiempo el PP, resulta obligatorio el uso exclusivo de la lengua gallega en la política autonómica. No hay ninguna ley que prohíba que un político hable en español, pero lo prohíbe la convención"

Los dos últimos párrafos son demoledores: "Tal es el consenso político –y mediático– que reina en las autonomías bilingües. Que los nacionalistas sean hegemónicos o minoritarios es casi intrascendente. Sólo cambian el alcance y la intensidad de la prohibición. Los nacionalistas quieren un monolingüismo de iure y los demás, léase populares y socialistas, un monolingüismo de facto. Unos rechazan el español porque rechazan España, los otros porque cultivan la exaltación de las diferencias y el supuesto amor a lo propio como fórmula de poder. Este consenso significa que sólo tienen títulos para acceder a la esfera pública aquellos que reafirmen su condición nativa a través del empleo exclusivo de la lengua propia. Los ciudadanos que persistan en el error de hablar español, ya saben lo que hay. Tendrán terrenos vedados. Sea la política, sea el empleo público, sean subvenciones y canonjías.

La paradoja de los defensores de la diversidad lingüística española es que en nombre de la diversidad hacen lo posible por suprimirla. Defienden la diversidad en abstracto, pero en los territorios donde existe, allí donde se hablan dos lenguas, todo su empeño es que sólo se hable una. La coexistencia de dos lenguas no es, para ellos, una riqueza, sino una anomalía a corregir. Así convierten la lengua cuyo uso dicen que quieren promover en instrumento de división, en barrera y en peaje. No pueden ser amigos de la diversidad lingüística, mucho menos de los derechos de los ciudadanos, tales enemigos de la libertad"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El PP en Galicia es más nacionalista que el Gobierno Balear

El Gobierno balear aprueba el decreto del catalán en la sanidad pese a las dudas jurídicas sobre su legalidad. El decreto aprobado hoy es...